martes, 20 de diciembre de 2016

Formando a Coaches – Competencias del Coach


El Coaching nace y se desarrolla a partir de la psicología humanista, en cuanto que se orienta no tanto hacia el problema y sus causas, sino más bien hacia el potencial de las personas y la activación del mismo a través de un proceso de auto conciencia y responsabilidad, buscando las soluciones desde dicho potencial.

El Coach ha de formarse en las competencias necesarias para facilitar y hacer eficientes  los principios que definen al coaching como generador para las personas de Conciencia – “alta calidad de auto comprensión de conocimiento relevante” - y  Responsabilidad – “la elección de tomar el control de uno mismo, en un sentir auténtico de la propiedad total sobre lo que hacer o incluso sobre lo que les sucede” (definiciones de Conciencia y Responsabilidad de John Whitmore en su libro “Coaching ”).

Hay diversas organizaciones que definen la profesión del coaching y las competencias con las que todo coach debe cumplir. En nuestra escuela, CoachCreativo, estamos adheridos al código deontológico de la Federación Internacional del Coaching – ICF.

Esta organización propone 11 competencias clave  para el desempeño del coaching que ponen en relevancia  la capacidad de generar acuerdos, definir y comprender con claridad las metas del cliente y crear un contexto de relación basado en la confianza.

Destaca la presencia del Coach y el proceso de comunicación, principalmente mediante escucha de alta calidad, preguntas potenciadoras de descubrimiento y una forma de comunicar clara y generadora de consciencia, en línea siempre con “la agenda” del cliente.

Es un proceso que ha de desembocar en planes y acciones realizables para el cliente, que le conduzcan allá donde desea llegar.

Si el coach quiere ser efectivo en su trabajo ha de adquirir también otra serie de competencias que le permitan comprender a su cliente en profundidad y aportarle el tipo de intervención (mediante pregunta o ejercicio) que le facilite la comprensión de si mism@, ofreciéndole pistas claras del tipo de cambios y aprendizajes que tendrá que realizar.

Es por esto que la mayoría de los Coaches se forman también en otras metodologías.

Para mí, que propongo formación especializada en Coaching Personal, la cual requiere de amplios y profundos conocimientos de la naturaleza humana, la metodología que más aporta al propósito del coaching y a la práctica de las 11 competencias que define ICF es el Modelado Conductual Desarrollativo - DBM® - metodología creada por el escocés John McWhirter.

Con el DBM® podemos amplificar el nivel de escucha activa y acrecentar el estado de percepción y conciencia, el nuestro y el de nuestros clientes.

Es una metodología de modelado que permite comprender en profundidad el modelo único del mundo de nuestros clientes, creando respuestas únicas y adaptadas para cada situación en particular. El DBM® aporta al proceso de coaching profundidad, precisión y alta efectividad.

Existen otras metodologías que acercan al profesional del coaching al conocimiento de la naturaleza humana, y a la vez son muchas las personas, que se deciden por el enfoque coaching, que vienen de otras profesiones de apoyo y ayuda a los demás y aportan al coaching sus propias competencias y habilidades.

Un coach formado  consigue ofrecerle a su cliente un espacio de conversación extraordinario, en el que la persona logra entenderse a sí misma, disfrutando de explorar y describir con claridad lo que quiere, aprendiendo a leer en su mundo emocional, descubriendo sus propios recursos, y en definitiva tomando las riendas de su “juego interior”, de sus circunstancias, de su realidad, y de su capacidad de crear y llegar a ser.

Al aprender, desarrollar e integrar el profesional del Coaching esta clase de competencias se transforma a sí mism@, su propia percepción de la realidad se amplifica, y experimenta un desarrollo extraordinario de habilidades para las relaciones humanas.

Próximo post: Formando a Coaches - ¿Qué se transforma?

Cursos recomendados:
Los Pilares del Coaching
Curso Superior en Coaching Personal



jueves, 1 de diciembre de 2016

Formando a Coaches – El perfil del Coach


Formando a Coaches desde el año 2009 no deja de sorprenderme la cantidad de personas que intuyen el coaching como su profesión y/o como un medio seguro y potente de re-dirigir sus vidas en la dirección que desean.

Antes de que la persona se inscriba en un curso de formación de coaching realizo una sesión de asesoramiento para comprobar la motivación hacia la formación, notar el encaje con la metodología de aprendizaje y aclarar posibles dudas e inquietudes.

Si tuviera que destacar algunos de los aspectos de las personas que han pasado por esta sesión y después han decidido formarse como Coach, diría que son personas que:

  • Trabajan con personas a través de otras metodologías (terapeutas, psicólogos, educadores,  orientadores, mediadores, consultores, etc) y tienen inquietud por obtener nuevos enfoques, nuevas metodologías.
  • Quieren hacer un cambio de orientación personal y/o profesional, siguiendo el impulso de su intuición, con la decisión de hacer lo que desean en la vida.
  • Descubren en el coaching una metodología que aporta en sus vidas posibilidades de desarrollo y auto superación.
  • Les gusta explorar y aprender acerca de la naturaleza humana y les encanta mejorar y colaborar con que otros mejoren.
  • Tienen tendencia a escuchar, empatizar y disfrutar de las relaciones con los demás.

Para comprender que significa aprender coaching y llegar a ser Coach es interesante diferenciar el coaching de otras metodologías de apoyo a las personas, como por ejemplo:
  • La terapia, en cuanto a su orientación. Mientras los distintos métodos terapéuticos por lo general se orientan hacia el pasado, buscando las causas del comportamiento actual, el coaching se orienta hacia el futuro, invitando a las personas al aprendizaje sobre construir, crear nuevos comportamientos, poner la atención en lo que la persona quiere en el futuro llegar a ser.
  • La consultoría en cuanto a metodología. Mientras que el consultor es experto en algo concreto y/o en buscar soluciones, y aconseja al consultado acerca de cómo debe obtener lo que desea, el coaching se propone que la persona defina adonde quiere llegar y diseñe por sí misma como quiere ir para llegar allí, tomando sus propias decisiones, aprendiendo lo necesario y creando fórmulas únicas para cada caso en particular.

Estas diferencias hacen del coaching una metodología en sí misma.  Desde este enfoque el profesional del coaching es alguien que atiende a propuestas de construir futuro.

El Coach es experto en acompañar estando presente, captar y respetar el ritmo de aprendizaje del cliente, generar un espacio de seguridad para la expresión, y proporcionar consciencia y autoconocimiento como para activar el pensar, sentir y hacer adecuados en línea con las metas que el cliente se propone.

En la posibilidad consciente de ensoñar, la persona se descubre a sí misma y sus deseos de desarrollo en las diferentes áreas de su vida.

El propio enfoque del coaching es lo que hace que muchas personas quieran apostar por esta metodología de apoyo y a su vez son muchas las competencias implicadas para lograr el desempeño efectivo del Coaching.

Para aprender este tipo de competencias es necesario comenzar por un@ mism@, integrando el modelo de aprendizaje y relación coaching e incorporando el arte y la ciencia de construir futuro.

A  su vez el coaching propone un nuevo modelo de relación enfocado en la colaboración, pudiendo, el/la aprendiz de coaching contribuir de forma consciente a mejorar entornos de relación interpersonal, ya sean equipos de trabajo, familias o cualquier otro tipo de relación.

Actualmente el coaching es una profesión emergente con mucha proyección de futuro, que está siendo cada vez más demanda tanto a nivel individual, como por organizaciones de toda índole.

Son muchas son las personas que actualmente sienten el impulso de aprender coaching  y de tal vez llegar a ser Coach.

Desde mi punto de vista practicar y desarrollar coaching es una manera de provocar entornos de calidad, decididos a mejorar, generando progreso y desarrollo para sí mismos y para los demás.

Cualquier persona puede llegar a ser Coach, y como cualquier otra profesión que implique la responsabilidad de trabajar con personas, ha de poner mucho énfasis en la calidad de su formación.

Próximo post: “Formando a Coaches – Las competencias del Coach”

Cursos recomendados:
Los Pilares del Coaching
Curso Superior en Coaching Personal


martes, 18 de octubre de 2016

Aprendizaje, Diversión, Acción


John Whitmore, uno de los principales impulsores del coaching en todo el mundo, propone en su libro “Coaching” la combinación de tres elementos - Rendimiento, Aprendizaje y Placer - como los ingredientes necesariamente presentes en procesos de alto rendimiento.

“El rendimiento, el aprendizaje y el placer están irremediablemente interrelacionados”

 - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

Inicialmente si pienso en realizar mis tareas disfrutando, con placer, divirtiéndome y además soy consciente de que aprendo, me desarrollo y obtengo algo nuevo, siento que esto es un ejemplo de cómo a mí me gustaría vivir.

Aunque decirlo no es hacerlo, si que proporciona una buena dirección como para explorarlo, comprobarlo y tal vez aplicarlo.

Lo primero es identificar en la experiencia personal si esto es así.

Todos hemos tenido experiencias de alto rendimiento, o al menos muy satisfactorias,  ya sea en el deporte, en la profesión, en el área de los hobbies, las relaciones humanas, etc.

Si elijes una de esas experiencias, recuperándola y pensando en ella podrías preguntarte:

¿Qué es lo que hace que esa experiencia sea satisfactoria y/o de alto rendimiento?


¿Cómo se relacionan estos tres elementos?
¿Qué es clave para que estos ingredientes estén presentes y se combinen?

La pregunta ahora es si es posible, para experiencias en el futuro, elegir  esta forma de hacer. Es decir, añadir a la acción una forma de pasarlo bien mientras lo hago y además, activamente saber que estoy aprendiendo.

Esto sería actuar sobre la predisposición hacia la acción.

Para comprobar si esto es posible sugiero elegir alguna acción del futuro, tal vez  inquietante y añadir los elementos claves que tal vez podrían aportar diversión y aprendizaje.

De esta manera estaría decidiendo no solamente las acciones a realizar sino también el cómo realizarlas, actuando sobre la actitud y además, enriqueciéndome de ellas en términos de aprendizaje.

Pensando en todo esto he diseñado el taller de Coaching personal “Aprendizaje, diversión, acción”, para proponerte, para ti mism@ y en relación con otras personas, una  indagación emocionante en este aspecto, obteniendo algunos elementos claves que puedan aportar calidad de vida en aquello en lo que te involucras en la acción.

 - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
Cursos relacionados:

miércoles, 12 de octubre de 2016

¿Para qué es interesante aprender coaching?


Responder a un “para qué” es hallar la fuerza de motivación propia y necesaria que hace que algo tenga sentido y merezca la pena hacerse.

Aquello que decides y te esfuerzas en aprender tendría que aportarte también utilidad, avance  y progreso en tus inquietudes vitales, que son de tu interés. 

El Coaching es una nueva metodología de apoyo al desarrollo de las personas, que en la actualidad emerge con fuerza, proponiendo nuevos paradigmas y modelos de interrelación humana, y que, cualquier persona que lo desee y se lo proponga, puede aprender.

Formando en Coaching Personal desde al año 2.003, y basada en el feedback que recibo de muchas personas que han participado en mis propuestas de formación[ver algunos testimonios de alumn@s], los aspectos principales donde aprender Coaching incide son:
  • Si estas implicad@ en liderar equipos, motivar a personas, y en definitiva participar en entornos donde es importante obtener buen ambiente, rendimiento, y/o el desarrollo de proyectos en común. Ya sea en el ámbito personal o profesional el coaching aporta recursos eficientes e innovadores de comunicación y liderazgo.
  • Si quieres mejorar contigo mism@, superar retos de comunicación, mejorar la gestión de las emociones, comprenderte a ti mism@, saber lo que quieres, aprender a organizarte, tomar decisiones seguras, etc. y en definitiva adquirir recursos de autogestión personal.
  • Si trabajas con personas - en su educación, formación, desarrollo, ayuda, etc. - y quieres obtener un nuevo método de apoyo, orientado a construir futuro, enseñando a las personas a pensar por sí mismas, activando su potencial y confiando en sus recursos creativos. 
  • Si estás interesad@ en la exploración de la naturaleza humana y el proceso de aprender en sí te genera emoción por lo nuevo y la posibilidad del descubrimiento. 

Estas son algunas pistas sobre lo que el Coaching es, pretende y provoca.

Para saber si el Coaching es algo que podría ser interesante aprender, es importante reflexionar y hallar cuáles son tus inquietudes actuales, y de acuerdo con ellas, tal vez explorar o intuir que es lo que una metodología como el Coaching te podría aportar.

Cursos relacionados:
- Curso Los Pilares del Coaching
- Curso Superior en Coaching Personal

jueves, 29 de septiembre de 2016

¿Cómo mejorar en comunicación?

Aprender a responder al “Cómo” en Comunicación es una de las habilidades principales que se necesitan para mejorar en un área tan compleja y a la vez tan apasionante.

El lema de CoachCreativo es:

"Si sabemos cómo funcionamos como seres humanos, entonces podemos mejorar"

Así que a la hora de abordar el área de la comunicación nuestra pregunta es:

¿Cómo funciona el proceso de comunicar en los seres humanos?

Es importante aprender a considerar el proceso de comunicar no únicamente por el mensaje que se emite y el que se recibe. Este es el aspecto externo de la comunicación.

Hay que comprobar también la ruta que sigue mensaje a nivel subjetivo, puesto que es en este nivel donde el mensaje se procesa y la respuesta se elabora:


La manera en que procesamos la información que recibimos de mundo suele ser de forma automatizada, no consciente y muy rápida y, es por esto, que a veces no tenemos el control sobre el tipo de respuesta que finalmente emitimos.

Esto explica por qué a menudo, queriendo cambiar o introducir nuevas formas de responder, no conseguimos hacerlo y respondemos como siempre hacemos.

Hallar “El cómo” del proceso subjetivo puede cambiar la estrategia interna y dar lugar a la respuesta deseada.

Aprender a seguirle la pista al proceso subjetivo te conduce directamente a ti, invitándote a  gestionar en primer lugar el proceso de comunicación contigo.

Al tiempo que aprendes a conocer tu mundo subjetivo aprendes a identificar y conocer el mundo subjetivo del otr@ pudiendo responder a preguntas tan relevantes como estás:

“¿Desde donde se comunica? ¿Cómo procesa el mensaje?”

Si consideramos que, para conocer el cómo de la comunicación debemos poder seguirle la pista al proceso mediante el cual se elabora la respuesta, entonces requerimos de  un “navegador” que ofrezca las claves necesarias para seguir la ruta del mensaje en el mundo subjetivo.

Un “navegador” es un modelo que ofrece las distinciones necesarias para, en una conversación y con las preguntas adecuadas, puedas obtener una comprensión de cómo estás procesando un mensaje y diseñando una respuesta, y/o como  las personas hacen esto mismo.

En él área de la comunicación el modelo más efectivo, preciso y fácil de utilizar, según mi experiencia, es el modelo IRCO, procedente de la metodología DBM®, creada por el escocés John Mc Whirter.



Desde este enfoque el aprendizaje en comunicación se centra en los siguientes aspectos.
  • Identificar los elementos básicos que forman parte del proceso de comunicar
  • Reconocer y mejorar el proceso de Comunicación interno, con un@ mism@
  • Hacerte las preguntas adecuadas que te permitan comprenderte, saber quién eres y lo que quieres,  cuando comunicas con los demás
  • Realizar las preguntas adecuadas para comprender  al otro 
  • En base a esta información diseñar el mensaje más efectivo

Aprender el cómo de la comunicación es un reto apasionante que te puede proporcionar las claves para hacer del comunicar un recurso efectivo para ti.

Concha Durante


jueves, 22 de septiembre de 2016

¿Para qué es importante mejorar en comunicación?


De todos los recursos con los que el ser humano cuenta para inter actuar y relacionarse con el mundo, es la COMUNICACIÓN uno de los más cotidianos, más importantes y a la vez más curiosos de aprender.

Todo aprendizaje que pretende dar lugar a mejoras personales requiere de un esfuerzo. Por lo general  implica salir de una zona conocida, cómoda y familiar para explorar nuevas posibilidades, pasando muchas veces por fases de “patoseo” ante nuevas habilidades, hasta finalmente lograr aprender y ser competente con eso que deseas y que hace un cambio vital en tu vida.
El nivel de motivación necesaria para tomar una decisión de mejora y aprendizaje, puede proceder de varios focos:
  • El propio entusiasmo por aprender y conocer algo nuevo.
  • Mejorar asuntos concretos, a veces atascados y que requieren de nuevas habilidades, nuevos enfoques, nuevas herramientas.
  • Sentir pasión por un área específica y disfrutar de una espiral de aprendizaje, evolución y mejora personal.

Cada persona ha de hallar su propio foco de motivación que le impulse a la decisión del movimiento.
Por ejemplo, en el área de la comunicación a menudo cada persona tiene algún tipo de desafío “entre manos”:
…Con la pareja, hijos, amigos, compañeros de trabajo…

…Tal vez hablar en público, escribir un blog, conseguir clientes, etc.

Para lograr el foco de motivación que te anime a decidir emprender o no, la tarea de mejorar en un desafío concreto de comunicación, te invito a explorar una serie de preguntas que te pueden ofrecer pistas relevantes:
¿Para qué aprender a superar este desafío concreto de comunicación?
¿Al mejorar mi comunicación en este aspecto, qué más puede mejorar?
¿Y eso que mejora como afectará al resto de mis asuntos vitales?

Realizar cambios y mejoras en comunicación que sean efectivos, que afecten al entorno y a tu mundo de relaciones interpersonales como tú deseas, es un proceso que requiere interés, atención, entrenamiento y sobre todo tener claros los motivos para invertir en el esfuerzo, y muy a menudo el disfrute también, de hacerlo.
Concha Durante

Cursos y Talleres de Coaching Personal relacionados:

miércoles, 31 de agosto de 2016

Claves del feedback efectivo



Forma parte de nuestra actividad diaria responder al comportamiento y las acciones de los demás y también tener cierta responsabilidad para lograr de los otros determinados tipos de conductas, aprendizajes, etc.

Esto es así si estás involucrad@ en equipos de trabajo, si tienes cargos de responsabilidad, si eres educador, si tienes hijos,  y en general con todo tipo de relación humana en las que casi siempre queremos algo de los demás y los demás a su vez quieren algo de nosotros.

Informar a los demás de lo que sus acciones generan en nosotros, si lo que están haciendo es lo que queremos que hagan, si nos sienta bien o mal, si es bueno o malo para un contexto determinado, etc., es lo que en comunicación se llama “dar feedback”.

Lograr además que el otro responda cambiando o mejorando su comportamiento, colaborando con nuestros propósitos, aprendiendo, etc… es lo que llamamos “feedback efectivo”: aquel que logra lo que nos proponemos respecto al contexto y a los demás.

Para aprender a ofrecer feedback efectivo a los demás es importante comprobar y notar como tú recibes el feedback de tu entorno, cuáles son tus preferencias. Es decir, observar por ejemplo, en tu experiencia ¿Cuándo el feedback que recibes te hace avanzar, te motiva y quieres aprender y mejorar?

Y por el contrario ¿Cuándo el feedback que recibes te resulta desagradable y/o genera en ti el efecto de huida? Es decir te dicen que hagas algo de determinada manera y o bien no lo quieres hacer y haces lo contrario, o bien lo realizas resentid@, por miedo, desmotivad@, etc.

Si observamos la manera en que nos afecta el feedback que recibimos de los demás podemos aprender a ser conscientes de feedback que ofrecemos y a encontrar la fórmula adecuada para ofrecérselo a los demás.

A continuación, basada en mi experiencia personal, en mi experiencia con clientes y en los procesos de formación en comunicación, voy a nombrar algunos aspectos claves que es importante tener en cuenta a la hora de ofrecer feedback de calidad:

  • Elegir el momento adecuado: implica ser consciente de que le estás ofreciendo información relevante al otro sobre su desempeño. Necesitas su atención, su escucha y su mejor disposición. Elegir el mejor momento puede hacer que tu feedback no caiga en saco roto.
  • El tono: En ocasiones el comportamiento de los demás nos afecta emocionalmente y podemos transmitir en el tono que usamos enfado, enojo, irritación, etc.. esto puede provocar huida y rechazo. Por esto es importante primero equilibrar tu mundo emocional y lograr el tono apropiado, que puede ser más neutral, amable, respetuoso, etc…
  • Calidad de escucha: Estar dispuesto a escuchar y comprender el comportamiento del otro, sus razones y desde donde y para qué hace lo que hace. Para esto hay que tomarse el tiempo y la decisión de preguntar y escuchar. Esto nos puede ayudar a ofrecer un feedback basado en la experiencia del otro, mostrando respeto y ganándote a su vez la atención y el respeto del otro.
  • Feedback descriptivo: En muchas ocasiones el feedback se basa en el juicio que hacemos del otro y no en la descripción de su comportamiento. Por ejemplo no es lo mismo decir: ¡Qué malo eres, no sirves para esto! O decir: ¡Eso que estás haciendo no es lo correcto, puede ser mejorable!. Si la persona se siente enjuiciada y/o atacada de forma personal es posible que responda a la defensiva.
  • Equilibrar feedback de apoyo y feedback correctivo: Muchas veces, tal vez por las prisas, le decimos al otro lo que está mal y lo que tiene que hacer bien. Nos olvidamos de reconocer, hacer notar, lo que está bien, el esfuerzo que el otro realiza, etc. Esto puede dar lugar a que la persona no se sienta reconocida y deje de esforzarse para hacerlo bien. Por otro lado cuando la persona se siente reconocida le cuesta menos aceptar aquello que tiene que mejorar.

Estas claves nos pueden dar pistas de la importancia que tiene en las relaciones interpersonales tener consciencia del proceso del feedback.

Por otro lado te invitan a realizar algunas distinciones de lo que ocurre en el proceso de comunicación, de cuáles tal vez son tus hábitos que ya contribuyen a generar buen feedback y obtener buenos resultados, y por otro lado comprobar que es mejorable, donde poner la atención para mejorar la calidad de tus relaciones personales y/o profesionales.

La comunicación se basa en gran parte en comportamiento inconsciente, dando lugar a hábitos a veces difíciles de cambiar. Por esto aprender a proporcionar en tu entorno feedback efectivo implica observar con curiosidad cómo lo estás haciendo y dedicar atención y tiempo a generar nuevos hábitos, nuevas formas de percibir al otro, y nuevas fórmulas de comunicación y relación que pueden contribuir a obtener resultados sorprendentes,  mejorando de forma relevante tu calidad de vida y la de los que te rodean.

Cursos y Talleres de Coaching Personal relacionados: